Home / Contabilidad / 9 PASOS Cómo hacer un balance general de una empresa

9 PASOS Cómo hacer un balance general de una empresa

Sabemos que esta  información es poder y por esto, hoy te presentamos cómo hacer un balance general paso a paso para que conozcas la situación financiera de tu empresa y tomes mejores y más informadas decisiones de negocio.

Pasos para elaborar un balance general
El balance general o estado de situación financiera se suele presentar mostrando los activos en la columna izquierda ordenados en función a su liquidez y en la columna derecha se enlistan los pasivos y el patrimonio ordenados en función a su exigibilidad.

1. Registra los activos circulantes

Como el primero de los pasos para elaborar un balance general debes de registrar los montos de las cuentas pertenecientes a los activos circulantes o activos corrientes, las cuales incluyen:
– Caja

– Bancos

– Cuentas por cobrar

– Inventarios

2. Identifica los activos fijos

Después de obtener el dato de activo circulante, es momento de que clasifiques y contabilices los activos fijos, los cuales por lo general no presentan cambios de manera constante durante el periodo como lo hacen los activos circulantes que son más dinámicos. En esta categoría entran las siguientes cuentas:
– Maquinaria y equipo

– Equipo de transporte

– Mobiliario y equipo de oficina

– Equipo de cómputo

– Edificios

– Terrenos

3. Suma el total de los activos

En el momento en que cuentas con el monto de activos circulantes y activos fijos debes sumar ambos rubros para obtener el total de activos.

4. Contabiliza los pasivos circulantes

En este paso, es momento de contabilizar los pasivos, que son las obligaciones y deudas con las que cuenta la empresa. La primera de las categorías a considerar son los pasivos circulantes que son las deudas menores a un año, incluye las siguientes cuentas:
– Obligaciones bancarias

– Cuentas por pagar a proveedores

– Anticipos de clientes

– Cuentas por pagar a acreedores

– Impuestos por pagar.

5. Registra los pasivos fijos

A continuación, deberás realizar un registro de los pasivos fijos, los cuales son las obligaciones de la empresa que tienen una exigibilidad mayor a un año, como son:
– Créditos bancarios.

– Documentos por pagar.

6. Realiza la suma del total de los pasivos

Si ya cuentas con el monto de los pasivos circulantes y los fijos, considera en caso de tener algunos pasivos diferidos como por ejemplo, los ingresos recibidos por anticipado. En caso contrario, deberás totalizar ambas categorías para obtener el monto final de pasivos.

7. Ingresa los montos en la cuenta de capital y obtén el monto total

Hasta ahora has contabilizado tanto las propiedades de la empresa ya sea de manera tangible como intangible y las deudas y obligaciones que tiene. En este rubro a continuación deberás de registrar el capital con el está operando la empresa, es decir los recursos que los accionistas han invertido en la misma.

8. Suma el total de pasivos con el total del capital

Una vez totalizado el capital, deberás anexar otro renglón en el cual se vea reflejada la sumatoria del total de pasivos más el total de capital. Esto en conjunto nos indica los medios o recursos de los que la empresa puede disponer para soportar los activos.

9. Verifica que la suma de pasivo + capital sea igual al monto total de activos

Por último, es necesario que compares la suma de tu total de activos con la suma de tu total de pasivos más capital. Esta operación debe dar un resultado de igualdad, esto es la prueba de que el balance está correctamente realizado y se está respetando la ecuación de contabilidad.
El balance general es uno de los principales estados financieros en conjunto con el estado de resultados y el flujo de efectivo, del cual hablaremos en próximos artículos, los tres son muy útiles para entender la situación financiera de la empresa en un periodo específico. Un balance general fuerte usualmente significa que cuentas con activos, incluyendo un nivel eficiente de efectivo, deudas manejables y un monto atractivo para los inversionistas.
El ERP SAP Business One te ayuda a contar con la información contable en tiempo real y te permite obtener reportes financieros confiables y oportunos para la toma de decisiones. Apóyate en una herramienta tecnológica con la cual podrás eliminar el re-trabajo y disminuir de manera importante el margen de error de captura al hacer tus procesos más ágiles y eficientes.
Vive la experiencia de SAP Business One a través de nuestros Webinars en video, conoce todo lo que puede hacer por tu empresa.

 

Elabora un estado de resultados paso a paso

El mundo actual de negocios exige a los líderes de las organizaciones tener un manejo eficiente de la información para una correcta toma de decisiones y con esto buscar la permanencia competitiva de la empresa en el mercado a largo plazo. Uno de los principales retos a los cuales se enfrentan las empresas es la falta de información financiera oportuna y confiable.

Para atacar esta situación son de gran ayuda los estados financieros los cuales te brindarán los datos necesarios para tomar decisiones en tiempo y forma para la organización.La contabilidad es uno de los principales sistemas de información que sirve como base para analizar la información generada por la empresa y de igual manera es una excelente base de datos que te será muy útil para pronosticar el futuro de la compañía. La información es una herramienta competitiva que marca la diferencia a la hora de llevar a cabo acciones que tendrán un impacto en la salud financiera de la organización.

En CorpoNet queremos apoyarte para que tomes mejores y más informadas decisiones de negocio, es por esto que te presentamos cómo hacer un estado de resultados paso a paso.

Estado de resultados paso a paso

  1. Establece tu monto de ventas.

Como primer paso en la elaboración del estado de resultados debes de contar con el monto total de tus ventas netas, éstas estarán representadas en el primer renglón de tu estado financiero. Puedes separar en distintos rubros tu venta a crédito y a contado para que tengas una visión más amplia y detallada acerca del origen de tus ingresos. Es fundamental que cuentes con reportes de indicadores clave de venta para asegurar que este monto sea el correcto.

En este apartado debes considerar también algunos conceptos como son:

– Descuentos sobre ventas.

– Devoluciones sobre ventas.

Al restar estos montos de las ventas totales obtendrás el dato de ventas netas.

  1. Determina el costo de ventas para obtener la utilidad bruta.

El siguiente paso para elaborar un estado de resultados es determinar el costo de venta el cual representa el costo de la materia prima y la producción del producto final. Es el componente de costo más representativo del estado de pérdidas y ganancias de muchas empresas.

La fórmula para determinarlo es la siguiente:

Inventario inicial + Compras de mercancía – inventario final.

Es fundamental que lleves un sistema de inventerios certero para poder registrar de manera correcta tu costo de venta. Al restar este costo de tu ingreso por ventas, estarás obteniendo la utilidad bruta la cual es un dato de gran importancia para saber qué tan rentable está siendo tu negocio. Esto significa lo que te está costando producir ese producto o servicio que vendes.

  1. Define tus gastos operativos para conocer tu utilidad operativa.

Ya que tienes identificada tu utilidad bruta es momento de establecer los gastos operativos para el periodo determinado. Los gastos de operación son aquellos desembolsos que realiza la empresa para llevar a cabo las actividades propias de su giro, algunos ejemplos de esto son: salarios, renta, gastos de servicio telefónico, compra de papelería, etc.

Algunas compañías engloban los gastos en una categoría llamada “Gastos generales y administrativos”, pero queda a consideración tuya si prefieres separar cada uno de estos gastos para poder tener una visión más detallada y específica de los gastos en los que la empresa está incurriendo.

Después de obtener el monto total de tus gastos operativos, al restarlos obtendrás la utilidad operativa la cual es un fuerte indicador de que el negocio está siendo productivo, es decir si la operación está generando utilidad o pérdida.

  1. Aplica la tasa de impuestos para obtener el monto de la utilidad después de impuestos.

El siguiente paso en la creación del estado de resultados es aplicar la tasa de impuestos correspondiente al ingreso operativo. Por ejemplo, si la tasa de impuestos de la compañía es 36%, debes multiplicar la tasa impositiva por el ingreso operativo para obtener la cantidad de impuestos que te corresponde pagar.

  1. Calcula la utilidad neta.

Al restar el monto de impuestos correspondientes a tu nivel de ingreso, el monto que resulta es la utilidad neta. La diferencia entre los ingresos y los gastos totales de la compañía se conoce como utilidad neta, está situada en la última línea del estado de pérdidas y ganancias. Conocer cómo interpretar y analizar la ganancia neta es muy importante ya que este dato es el principal indicador del nivel de rentabilidad de tu empresa.De igual manera este monto es indicativo de la cantidad de dinero que puede ser repartida a los accionistas y si existe dinero para futuras inversiones.

El estado de resultados, así como el balance general y el flujo de efectivo, de los cuales hablaremos en próximos artículos, son herramientas de gestión que te brindan una visión completa de la situación financiera de tu empresa.

 

About marco

Check Also

Sunat plantea eliminar el régimen RUS, ¿qué motiva tal posición?

Sunat plantea eliminar el régimen RUS, ¿qué motiva tal posición?

Para Víctor Shiguiyama, jefe de la Sunat, el Régimen Único Simplificado (RUS) creado para los …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *